Para empezar queremos destacar que el melasma siempre debe ser diagnosticado por un dermatólogo, porque si has sido tu misma, tu vecina o nuestro querido Dr. Google el que ha confirmado tu diagnóstico, debes saber que existen otras muchas patologías que cursan con hiperpigmentación o se manifiestan con manchas en la piel, y las podemos confundir con el melasma.⠀⠀⠀⠀

El melasma es un trastorno de la pigmentación cutánea y es adquirido (es decir, no nacemos con él). Las manchas son irregulares y simétricas, esto es, si aparecen en el lado derecho también aparecen en el izquierdo, y se presentan en las zonas más expuestas a la radiación solar, principalmente en la cara, aunque también pueden aparecer en cuello y antebrazos.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Cuando este trastorno aparece durante el embarazo, lo llamamos cloasma o como decían nuestras madres y abuelas, el famoso “paño”, pero es lo mismo.⠀⠀⠀⠀

Las personas que sufren este trastorno generalmente han probado miles de cosméticos y remedios caseros extendidos al estilo leyenda urbana, sin obtener resultados, incluso en muchas ocasiones empeorando estas manchas, porque son bastante “puñeteras”.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Por lo que nuestro consejo es: protección solar a rajatabla (a poder ser reforzada con protección solar vía oral), y acudir a consulta dermatológica para que nos pongamos manos a la obra con esas manchas. Los tratamientos se personalizan según cada caso clínico, pero los más comunes son: tratamientos tópicos, peelings, mesoterapia o terapias de luz.

No dudes en contactar con nosotros para resolver cualquier duda o pregunta que pueda surgirte.