Según S Moda muchos deseaban que el confinamiento despertara conciencias, y lo ha hecho. Somos más conscientes que nunca de nuestra propia imagen a causa del incremento de las videollamadas con amigos, familiares y compañeros de trabajo. A falta de contacto físico, el hambre de piel del ser humano ha llevado a los españoles, como al resto del mundo, al contacto digital: en un solo mes (entre el 10 de marzo y el 12 de abril), el tráfico acumulado registrado por la red IP de Telefónica tuvo un crecimiento de tráfico de un 35%, cuando lo normal es que crezca un 30% en un año. Hay muchas razones por las que las videollamadas nos provocan estrés, y nuestra propia apariencia es una de ellas. Ya antes de la cuarentena, la compañía digital estadounidense Highfive había realizado un estudio entre usuarios de FaceTime, Skype y otras plataformas similares que desveló que al 39% de los encuestados no le gustaba verse en pantalla, el 48% estaba más pendiente de su aspecto que de la conversación en sí, el 59% era mucho más consciente de su propia apariencia que en la vida real por culpa de las videoconferencias, el 35% se consideraba menos atractivo en estas conferencias que en la vida real y un honesto 34% de los que usaban estas plataformas por motivos profesionales reconocía que pasaba más tiempo arreglándose que preparando el tema que se iba a discutir en la reunión. (Fuente: https://cutt.ly/myLJJtw)

Además de este efecto videollamada, hay otros detonantes que han hecho que la demanda de tratamientos estéticos repunte en estos tiempos. La necesidad de verse y sentirse bien, cuidarse y conciliarse y convivir en estos tiempos duros de pandemia, así como el uso continuado de mascarillas, pantallas protectoras, guantes y geles hidroalcohólicos son algunos de ellos.

En Instituto Médico Reparador contamos con diversos tratamientos no invasivos para hacer que tu piel recupere su salud. Los más demandados en estos últimos tiempos han sido las microinyecciones de PRP (plasma rico en plaquetas) como bioestimulante de la piel. Se trata de un procedimiento muy sencillo con prácticamente ningún riesgo de complicación. Se extrae sangre del propio paciente, como si se tratara de una analítica convencional; esta sangre se trata con un protocolo específico para separar las plaquetas con alto factor de crecimiento, y posteriormente se inyecta con microagujas en la zona a tratar, donde estimula la regeneración celular y la renovación de tejidos.

Los principales beneficios de este tratamiento son:

  • Mejora la calidad de la piel.
  • Rejuvenecimiento inducido de forma natural.
  • Aumenta la producción de colágeno.
  • Aumenta la luminosidad.
  • Atenúa arrugas y líneas de expresión.

Es un procedimiento sencillo de una hora aproximada de duración. Y debido a que lo personalizamos en función de cada paciente, el dermatólogo será quien indicará si se requiere más de una sesión y con qué periodicidad.

No dudes en contactar con nosotros para resolver cualquier duda o pregunta que pueda surgirte.